¿A qué se puede tener fobia?

Podríamos decir que hay tantas cosas que provocan fobias como individuos afectados por ella. Cada caso personal es único y la persona puede pensar, sentir y actuar ante el estímulo que le provoca la fobia de una forma totalmente individual y diferente al resto de personas.

Se puede tener fobia a casi cualquier cosa que exista: hay gente que tiene fobia a los muñecos, a los payasos, a los niños, a que se le caiga el cielo encima, a los árboles, a los gatos… Además, cada persona puede reaccionar de manera diferente: habrá gente que sufra una crisis de angustia (opresión en el pecho, terror, desmayos, asfixia, llanto incontrolado…), otros intentarán huir como sea de la situación, sin importarles si en realidad están corriendo hacia un peligro mayor, otros se quedarán paralizados… Incluso si comparamos a dos personas que tienen “exactamente” la misma fobia, veremos que los pensamientos, emociones y conductas que sienten son diferentes para cada una de ellas.

A pesar de esa multitud de fobias, vamos a intentar hacer una pequeña clasificación:

  • Fobias específicas: La persona afectada responde con gran ansiedad a un objeto, persona o situación concreta o intentará por todos los medios evitarla, aunque esto afecte a su vida personal. Dentro de las fobias especificas, estos son algunos de los tipos más comunes que podemos encontrar:

Zoofobias:

  • Son fobias a los animales. Las hay de muchos tipos como la aracnofobia (miedo a las arañas), la entomofobia (miedo a los insectos), la canofobia (miedo a los perros) o la zoofobia, que es el miedo a los animales en general.

Ambientales:

  • Es el terror a los fenómenos físicos y meteorológicos, es decir, a las manifestaciones de la naturaleza. Hay gente con miedo a las alturas (acrofobia), al agua, a las tormentas, al viento…

Al dolor:

  • Algunas personas desarrollan un temor especial al dolor y a todo lo que tenga que ver con él. Por extensión, estas personas pueden desarrollar un terror especial hacia las agujas y los pinchazos, la sangre, las enfermedades, los hospitales…

Situacionales:

  • Son las que están relacionadas con un ambiente especifico. La más común es la claustrofobia.
  • Fobia social: Las personas con esta fobia se sienten ansiosas en las situaciones en público, por lo que suelen intentar evitar esas situaciones, hasta el punto de buscar el aislamiento. Estas personas suelen evitar a los demás por miedo a comportarse de alguna manera inapropiada y que les avergüence, por lo que ven muy limitada su vida social y su problema puede conducirles a la depresión.
  • Agorafobia: Es el miedo a las multitudes y a los espacios abiertos. Estas personas suelen temer encontrarse en lugares de los que les resultaría difícil escapar si ocurriese una crisis. Por ello, pueden evitar salir de casa y, en caso de no poder evitarlo, suelen necesitar a una persona que los acompañe, dado el gran malestar que experimentan. En los casos extremos pueden convertir su habitación en su “espacio de control” y negarse a salir de ella.

Si padeces alguna de estas fobias (o cualquier otra que no esté catalogada aquí), hay una serie de cosas que deberías saber:

  • Las fobias son uno de los problemas psicológicos más comunes. Según estudios científicos, el 20% de la población podría sufrir alguna fobia a lo largo de su vida.
  • Las fobias tienen cura. A día de hoy existen técnicas y terapias psicológicas que han demostrado una gran efectividad en el control de este trastorno. Además, el tratamiento suele ser breve y, en muchos de los casos, se empiezan a notar los resultados positivos con muy pocas sesiones.
  • En el momento en el que nos enfrentamos a la situación temida, muchas personas sienten temor a estar volviéndose locos y a estar perdiendo el control. Tener una fobia no es estar loco. La primera prueba de ello es que la propia persona afectada siente de manera racional que su ansiedad no es lógica y que está actuando de manera desproporcionada. Se trata tan sólo de una respuesta inadaptativa que ha sido aprendida y, por lo tanto, se puede aprender la respuesta contraria.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR