Utilidad de las técnicas de respiración, relajación y visualización

En los artículos anteriores hemos explicado detalladamente como practicar las técnicas de relajación, respiración y visualización. Después de leerlos, puedes estar pensado que, a pesar de que parezca muy interesante aprender a controlar tu ansiedad, no sabes exactamente cómo esas técnicas pueden ayudarte a superar tu fobia.

Por ello, vamos a explicar a continuación cómo esas técnicas pueden ayudarnos a controlar la ansiedad. La práctica habitual de los ejercicios de respiración, relajación y visualización te aportará los siguientes beneficios:

  • La práctica habitual de estas técnicas permitirá que tu nivel medio de ansiedad sea más bajo, lo que hará que te encuentres mejor en tu vida cotidiana y que te sea más fácil enfrentarte a los estímulos que te atemorizan. Por explicarlo de una manera simple, imaginemos que para que el estímulo fóbico provoque un ataque de ansiedad (temblores, taquicardia, falta de respiración…) se necesitase llegar a un nivel de ansiedad de 100. Será más fácil que el estímulo fóbico te haga llegar a 100 si tu nivel de ansiedad medio es 80 que si es 20. Es decir, con la sola práctica de estas técnicas será más fácil que te controles y más complicado que llegues a niveles de ansiedad demasiado elevados.
  • Estas técnicas son las herramientas que te permitirán enfrentarte a la fobia con posibilidades de éxito. Si, como decíamos, enfrentarse a la fobia sin herramientas es como enfrentarse a un león con las manos desnudas armados con nuestra fe en que no nos pasará nada malo, controlar estas técnicas sería como enfrentarse a él con escudo, armadura y un rifle con dardos tranquilizantes. La práctica de estas técnicas te permitirá conocer cómo se manifiesta la ansiedad en tu cuerpo, cómo se eleva, como desciende… Podrás reconocer un ataque de ansiedad desde sus comienzos (cuando resulta mucho más fácil atajarlo) y reducirlo mediante el control de tu respiración, de la relajación y de la visualización. Esto te proporcionará además una sensación de control de la situación que te hará más fácil enfrentarte a tu miedo. No es la situación la que te controla a ti sino tú quien controla la situación. Esta nueva concepción te hará ganar seguridad en ti mismo, lo que reducirá tu ansiedad.
  • Estas técnicas son además herramientas especializadas que se usan en las terapias destinadas a combatir las fobias. Es necesario conocerlas y controlarlas para poder realizar ejercicios terapéuticos como la desensibilización sistemática o la inundación (que explicaremos en los siguientes artículos) y que nos servirán para reducir y afrontar los estímulos y situaciones que nos dan miedo y que están interfiriendo en nuestra vida y actividades cotidianas y en nuestra vida social.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR