¿Cómo se comportan las personas que padecen entomofobia?

Las reacciones de las personas que padecen entomofobia suelen parecer exageradas e irracionales. Incluso los propios afectados reconocen que su conducta no es normal ni proporcionada a la situación que desata la fobia, pero se ven incapaces de controlar su reacción de miedo.

En cuanto a los comportamientos que suelen tener las personas que padecen entomofobia, podemos clasificarlos a tres niveles:

  • Fisiológico: Entre los síntomas fisiológicos que desata la entomofobia, encontramos muchas respuestas psicosomáticas provocadas por la ansiedad extrema que desata la presencia del insecto. Los síntomas más frecuentes son taquicardia, sudoración, temblores, sensación de atragantamiento y de no poder respirar, sensación de mareo o desmayo, escalofríos, calor súbito, opresión en el tórax, malestar en el estomago, nauseas…
  • Cognitivo: Entre los pensamientos irracionales desatados por la presencia del insecto encontramos temor a morir y temor a perder el control o volverse loco. El temor a encontrarse con un insecto en las situaciones que consideran peligrosas hace que se obsesionen, vigilando cualquier rincón y manteniéndose constantemente en alerta.
  • Conductual: Las personas que padecen entomofobia evitan los lugares en los que crean que pueda haber insectos. La visión de un insecto, aunque sea de lejos, hará que no quieran acercarse o que tengan que luchar contra su ansiedad para superar la situación. Otras conductas desatadas por esta fobia pueden ser la limpieza continua y escrupulosa de su casa, el uso excesivo de insecticidas, la negativa a abrir puertas y ventanas para ventilar por el miedo a que se cuele alguno…

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR