Como combatir y controlar la ansiedad

En las personas que no sufren ningún trastorno de ansiedad, ésta se comporta como una onda. La persona está en su estado normal, la ansiedad sube hasta su punto álgido y, pasado un tiempo, se va reduciendo hasta volver a sus niveles normales por sí sola. Haremos una comparación para explicarlo mejor: Es como si un bebe llora cuando lo meten en la cama por la noche. Si los padres ignoran los lloros, acabará calmándose y quedándose dormido.

En las fobias la ansiedad no se comporta de esa manera. Como en el caso anterior, la ansiedad sube y la persona huye del estímulo cuando la ansiedad está en su punto álgido, experimentando una sensación de liberación inmediata. El cuerpo y la mente aprenden que la única manera de evitar esas sensaciones de malestar es huir, por lo que trabajarán para que la persona huya siempre de esa situación con la mayor brevedad. Por ello, cuando la persona vuelva a encontrarse delante del estímulo fóbico, elevarán los niveles de ansiedad de forma artificial o la mantendrán en el tiempo más allá de lo que sería natural, para asegurarse de que la persona huye. Por seguir con el ejemplo del bebe, si el primer día los padres acuden al de una hora, el bebe llorará al día siguiente una hora y media y al otro dos, o incrementará la potencia de su berrinche hasta que los padres acudan.

Si no se le pone remedio, esta respuesta irá generalizándose y haciéndose más fuerte, como en un círculo vicioso: Nos pondremos cada vez más nerviosos y huiremos de la situación, lo que hará que la próxima vez estemos aún más nerviosos. La única manera de evitarlo es romper el círculo de la ansiedad. Esto se consigue enfrentándose al estímulo y soportando la ansiedad el tiempo suficiente para que ésta vaya bajando de manera natural hasta los niveles normales.

Algunos terapeutas aconsejan a sus pacientes que afronten sus miedos como respuesta a sus fobias sin haberles dado antes las herramientas necesarias para que puedan afrontarlos con garantías de éxito. Esto es un error, ya que la persona, al no saber cómo controlar la ansiedad, puede experimentar un gran malestar y agravar su estado. Sería el equivalente a decirle a alguien que se enfrente a un león con las manos desnudas. Es necesario haber aprendido primero estrategias y técnicas de control de ansiedad, que nos permitan enfrentarnos a nuestra fobia con las herramientas necesarias. En los siguientes artículos explicaremos algunas de estas técnicas de forma detallada.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR