¿Qué es la aerofobia?

La aerofobia o miedo a volar es el miedo persistente, anormal e injustificado a volar en aviones. Esta fobia está bastante extendida en una importante proporción de la población, que puede experimentar desde una ligera incomodidad y ansiedad en el momento de realizar el vuelo, hasta un autentico terror ante la idea de montarse en un avión, lo que les imposibilita realizar este tipo de viajes. Aunque los aviones sean el medio de transporte más seguro, hay muchas personas que sufren sensaciones de inseguridad dentro del avión, que puede llegar a convertirse en ansiedad y temor antes o durante el viaje. El razonamiento de que sus miedos son irracionales no les sirve, ya que de hecho ellos mismos intentan convencerse de lo ilógico de su comportamiento usando esos argumentos. Sin embargo, las fobias no pueden erradicarse utilizando la lógica, por lo que el miedo continuará presente mientras no se le ponga remedio.

Esta fobia ha recibido bastante atención ya que puede resultar muy incapacitante para la vida laboral de muchos hombres de negocios que, por su trabajo, necesitan volar de forma frecuente. Por ello, existen muchos cursos y terapias encaminadas a combatir esta fobia y, a veces, estos tratamientos son costeados por las mismas empresas.

Según estudios recientes, la aerofobia afecta a una gran proporción de la población. Dos de cada tres pasajeros experimentan trastornos al volar (ansiedad, angustia, fobia…) y una de cada cinco personas evita totalmente utilizar los aviones. La aerofobia puede manifestarse en diversos grados. Se calcula que sólo el 5% de la población afronta los vuelos sin experimentar ningún temor. La mayoría de las personas experimenta una ligera inquietud al subirse, que no se disipa hasta después del despegue. Otras personas necesitan ayuda externa para afrontar el viaje, ya sea haciéndose acompañar por alguien o tomando algún ansiolítico. Por último, hay un grupo de personas cuyo nivel de ansiedad les impide realizar el viaje, ya que experimentan una autentica fobia, lo que puede afectar a su calidad de vida.

La aerofobia puede ser una fobia en sí misma o ser en realidad una manifestación de uno o más fobias diferentes. En la aerofobia pueden confluir, por ejemplo, la claustrofobia (miedo a permanecer en espacios cerrados) o la acrofobia (miedo a las alturas), ya que dentro del avión encontramos estímulos que resultan negativos para las personas que padecen estos temores.

En cuanto a los síntomas, la aerofobia puede provocar un gran nivel de ansiedad a las personas que tienen que volar, lo que puede hacer incluso que les resulte imposible hacerlo. Hay personas que pueden sufrir ataques de pánico intenso al estar dentro de un avión. En los casos más extremos, incluso sólo la idea de montar en avión o la imagen de uno pueden desencadenar la ansiedad.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR