¿Cómo superar la acrofobia?

Al igual que sucede con otras fobias, la manera de superar el terror a las alturas es enfrentarse a las situaciones temidas, de manera que, al habituarse a esas situaciones, comprobar que no sucede nada malo y aprender a reducir la ansiedad sin escapar, la persona aprende a controlar su miedo. Normalmente, estos tratamientos se llevan a cabo bajo la supervisión de un terapeuta, que analizará la fobia, dotará al paciente de las herramientas necesarias para controlar la ansiedad y elaborará una lista jerárquica de las situaciones temidas para que la persona pueda ir superándolas de menor a mayor.

El tratamiento consta de los siguientes puntos:

  • Formación: Se imparte información sobre qué son las fobias en general y la acrofobia en particular, cómo actúan, qué es la ansiedad y cómo funciona… También es necesario que el paciente proporcione información al terapeuta sobre los síntomas que padece cuando está en una situación temida, qué tipo de situaciones le afectan, qué pensamientos negativos tiene…
  • Entrenamiento en técnicas de control de la ansiedad: Se entrena al paciente en técnicas de control de respiración, en técnicas de relajación muscular, en ejercicios de visualización y en cambio de pensamientos.
  • Exposición a las situaciones temidas: Esta exposición puede hacerse tanto en vivo como en realidad virtual. Dado que es más complicado trasladarse con el paciente a lugares elevados y que pueden ser potencialmente peligrosos, se suele optar por la exposición en realidad virtual, que proporciona resultados muy satisfactorios. Se trata de ir enfrentando a la persona a las situaciones que teme, siguiendo la lista que el terapeuta ha confeccionado con él. La persona ira superando esas situaciones y consiguiendo rebajar su ansiedad sin escapar de ellas. Una vez que se ha superado el miedo a una situación se pasa a la siguiente de la lista.

Es importante señalar que, al igual que sucede con las demás fobias, la acrofobia es una respuesta inadecuada que hemos aprendido por lo que el tratamiento tan sólo consiste en enseñarle a nuestro cuerpo la respuesta adecuada y adaptativa. Los tratamientos actuales consiguen muy buenos resultados en pocas sesiones. Por ello, si la acrofobia está interfiriendo en tu vida cotidiana, es conveniente que te pongas en contacto cuanto antes con un profesional que pueda diagnosticarte adecuadamente y ayudarte con tu problema. Como sucede con muchos otros trastornos, si tardamos en buscarle una solución, el problema se hará más fuerte y resistente al cambio e interferirá en más áreas de nuestra vida.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR