¿Por qué se padece acrofobia?

La acrofobia es una de las fobias más comunes, afectando aproximadamente a un 5 por ciento de la población mundial. Como las grandes alturas suelen provocar miedo a la población general, algunos estudios sugieren que, en realidad, la acrofobia sería una manifestación exagerada de un miedo normal y con bases racionales. Estos estudios señalan que el miedo a las alturas depende, en gran medida, de los sentidos y que puede provocar ansiedad y miedo en personas que, en el resto de ocasiones, no tienen una gran tendencia a la ansiedad.

Otras teorías señalan que la acrofobia podría ser hereditaria, aunque es muy posible que la acrofobia se traspase de padres a hijos mediante las sensaciones de ansiedad que el niño percibe en los padres en esas situaciones o por lo que estos puedan explicarle sobre el peligro de acercarse a zonas elevadas. También hay científicos que señalan que esta fobia podría ser innata, ya que los niños, desde muy pequeños, dan muestras de tener miedo a caer sin haber recibido ninguna información al respecto. Además, este miedo se ha comprobado en muchos animales (sobre todo mamíferos). Este miedo sería adaptativo, ya que caer desde una altura elevada es un peligro real. Solamente representaría un problema si se vuelve extremo e interfiere en nuestra vida cotidiana. Según esta teoría, si todos tenemos este miedo desde que nacemos, dependerá de nuestra capacidad de superarlo que desarrollemos la fobia o no.

Otra posible causa de la acrofobia tendría bases físicas, ya que las personas con dificultad para mantener el equilibrio serían más propensas a caerse desde una altura, lo que haría que desarrollasen este temor. Se cree que las personas con acrofobia podrían tener problemas con su sistema vestibular y con las señales visuales de posición y movimiento cuando se enfrentan a una altura. Según esta teoría, las personas con acrofobia sufren una sobrecarga de su corteza visual al exponerse a una altura, lo que provoca confusión y la respuesta consecuente de ansiedad.

Según la teoría general de las fobias, ésta se adquiriría porque la persona ha pasado por una experiencia traumática, normalmente en la infancia, que le ha dejado una visión muy negativa y atemorizante sobre las alturas. No es necesario que la persona viva la experiencia traumática en primera persona sino que puede adquirir la fobia de forma indirecta, mediante la visión de una experiencia de este tipo o al recibir información sobre experiencias desagradables relacionadas con la altura.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR